¿Te gustaría pagar tus deudas con descuentos de entre el 60% y hasta 95%? ¡Aquí te ayudaremos a que lo logres!
 
Foro de asesoría legal 24 x 365Nuestros Servicios¡Contactanos!Nuestra estación de radio de asesoría legal en vivo.Información relevante para el DeudorEXCLUSIVO AFILIADOSBuscarFAQRegistrarseRegistrate a nuestro foroÍndiceConectarse
Comparte | 
 

 Existe la creencia de que, si uno comienza a no pagar los adeudos con los plásticos, pasa a formar parte del Buró de Crédito. Lo cierto es que toda persona con adeudo grande o chico integra su lista.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Existe la creencia de que, si uno comienza a no pagar los adeudos con los plásticos, pasa a formar parte del Buró de Crédito. Lo cierto es que toda persona con adeudo grande o chico integra su lista.   Miér Mayo 20, 2009 7:41 pm

Las tarjetas de crédito no son dinero adicional, sino una deudaSi no pagas el adeudo bancario, formas parte de una lista negra, te boletinan o vas a dar al Buró de Crédito. Tres creencias, tres mentiras, según considera Miguel Tijerina Schon.

El coordinador de Comunicación y Gobierno Corporativo del Buró de Crédito aclara que es más fácil para bancos y tiendas de autoservicio espantar a sus clientes de esta manera, que perderlos definitivamente, así paguen en efectivo.

Hablar del Buró de Crédito per se, pone de nervios a más de uno, sobre todo si tiene tarjetas de crédito con deudas. ¿Qué tan cierta es la creencia, de si uno entra al buró es algo malo?

La apreciación de la empresa está generada por una serie de mitos que han venido favoreciendo diversos intermediarios económicos que no los exponen a la realidad. El Buró de Crédito es un archivo que cada uno de nosotros, en la medida que tengamos alguna obligación de pago a futuro, estamos ahí. Todos estamos registrados en la medida en que debamos a una empresa de telefonía, televisión satelital, arrendamiento de automóviles, tarjetas de crédito bancarias y departamentales, comerciales… Cualquier compromiso de pago a futuro es una obligación de pago y se convierte en parte de nuestra currícula crediticia, de nuestro historial de crédito.

Desafortunadamente se han generado percepciones inadecuadas, imprecisas o erróneas con respecto a la empresa. Son erróneas cuando una agencia de cobranza, con todo su derecho, exige el pago, pero en forma errónea le dice que la meterá al Buró de Crédito, a la lista negra y que la boletinará. Las tres son mentiras.

La gente ya estaba en el Buró de Crédito desde el momento en que tenía una obligación de pago.

No existe tal lista negra, cada consulta requiere la autorización de la persona para consultarlo; nadie autorizará para que lo metan a una lista negra, ni nadie autorizará para que a uno lo boletinen.

Esto ha generado una percepción inadecuada de la empresa; la otra raíz la dan muchas instituciones que cuando les da pena decirle a un cliente potencial que no le dan un servicio de crédito, se les hace más fácil decirle que está en el buró, y así tratan de salvarse en una tienda departamental de que un cliente insatisfecho les deje de comprar al contado, o que un cliente insatisfecho se lleve su depósito de una institución bancaria a otra porque no le dan una tarjeta de crédito.

Es como decir que tiene calificaciones en la escuela. El problema es que estén mal esas calificaciones. Es evidente que tengo calificaciones, para bien o para mal estuve equis tiempo.

Aclaradas estas dudas, ¿qué es el Buró de Crédito?

Es el archivo que obtiene los datos de cumplimiento de pago de más de 54 millones de personas -arriba de dos millones de residentes en Tamaulipas-, que están registrados en el Buró de Crédito, así como dos millones 250 mil empresas registradas a nivel nacional, tienen una currícula crediticia que los acredita cómo han venido cumpliendo con el paso del tiempo con sus obligaciones.

Somos la base más grande de datos del sector privado, por mucho; de acuerdo con el INEGI, la población económicamente activa ronda alrededor de los 52 millones; tenemos más que la población económicamente activa porque nuestro universo de visión es diferente al del INEGI.

Ellos incluyen a la gente desde los 14 años, siendo que en el campo la mayoría de la gente empieza a trabajar hacia los 14 años. Nosotros en realidad tenemos pocas personas registradas antes de los 18, que es cuando la mayoría de la gente en el ámbito urbano empieza a trabajar, y entonces, al tener un ingreso, son gente que tiene la capacidad económica para contratar un financiamiento.

Si bien entonces, en la edad inicial, ellos tienen un universo más amplio que el nuestro, ellos terminan la población económicamente activa cuando la gente termina de cumplir los 75 años, y nosotros tenemos mucha más gente que tiene 76, 77, 80, porque en la medida que la gente siga teniendo servicios de pago a futuro, siguen estando registrados en el Buró de Crédito.

Tal vez con excepción del IFE, e-llos pudieran tener una base de datos más amplia, que incluso en impuestos, dada la cantidad de población que es parte de la economía informal.

Es una base de datos muy poderosa, muy segura y muy confiable. Es muy segura tanto por consideraciones de ley, la que nos exige que mantengamos absoluta confidencialidad los expedientes de personas y empresas, además de que es segura por consideraciones de negocios.

Si cualquiera pudiera tener acceso a esa base, ya no me pagarían a mí para consultar a un tercero. También por una razón de negocios, es una base de datos muy segura.

Recibimos una serie de certificados que pocas empresas en el mundo tienen, en cuanto a la calidad de la información, para demostrarles a nuestros clientes que así es, y tenemos uno de los gastos más importantes en términos de seguridad de la información, que cualquier otra empresa. El área de seguridad en el buró es muy relevante.

La información se mantiene segura, confiable, además de que la base de datos es ágil, dinámica, para que los clientes encuentren, dentro de la información que hay, los datos relevantes para que ellos puedan tener la administración de créditos más eficaz, en el tiempo más breve posible.

Entiendo entonces que, a partir de que tramito una tarjeta de crédito y se me autoriza, ya formo parte del Buró de Crédito.

Al llenar una solicitud y firmarla, autorizo a que se consulte mi historial en el buró. En ese momento, esos datos van conformando mi historial, con tal empleo, con tal domicilio, se ve si tengo o no un crédito autorizado previamente, se mandan los datos al buró, y entonces se autoriza la tarjeta de crédito del banco, con equis límite, y cada mes aparece cuánto dispuse, si tengo pagos al corriente, si me retrasé, y voy construyendo mi historial.

Otra creencia generalizada es que uno solicitó crédito, y por quedar sobreendeudado ya no soy sujeto para otro, con la esperanza de que se borrara ese historial negativo…

Aquí hay dos aclaraciones: la primera es que todos los registros de crédito, todos los registros de las obligaciones de pago, en el historial de una persona o empresa, por ley, tienen una temporalidad.
Si yo veo mi historial, veré los datos de la fecha de hoy a seis años hacia atrás, los seis años más recientes; por ley, los seis años se mantienen y el periodo anterior a estos seis años se elimina, con algunas excepciones.

Si yo debo más de 400 mil UDIs en un crédito, que al precio de hoy es alrededor de 1.7 millones de pesos, esos registros no se eliminan.
En el caso de que yo haya cometido un fraude a una institución, y esta institución lo haya mostrado en un juicio, tampoco se elimina ese registro. La gran mayoría de los registros no están en estas circunstancias y se eliminan a los seis años.

Además los registros se actualizan todos los meses; si yo en un momento determinado fui moroso con algunos acreedores, y ya pude recobrar mis pagos pendientes, en ese momento estoy al corriente de mis obligaciones y entonces no queda como una marca definitiva.

Si debí durante años una obligación y no la pagué, pero si se explica, se aclara y no hay problema. No es un impedimento para que se obtenga otro financiamiento. Sin embargo, si la gente le da la vuelta a sus obligaciones, esos en particular son los que tienen problemas.

¿Tipos de crédito?

En personas físicas básicamente hay dos tipos de crédito, al consumo y el crédito hipotecario. No es como a las empresas, que hay crédito a refaccionaria, administración, una diversidad de créditos.
El crédito de consumo incluye muchísimas cosas, tarjeta de crédito comercial, tarjeta de crédito departamental, tarjeta bancaria, una línea de crédito para telefonía celular, incluso el automotriz.

Esos rubros grandes los podemos romper en 54 millones de personas; básicamente una tercera parte está registrada por un crédito hipotecario, y estos 54 millones tienen 140 millones de créditos, de los cuales una tercera parte son hipotecarios y las otras dos terceras partes son de consumo.

El crédito más prevaleciente en el país es el de consumo, a través de un mecanismo de acceso a ese crédito de una tarjeta, de un plástico. Hay alrededor de 30 millones de tarjetas de crédito, de las cuales más del 50 por ciento son bancarias y el resto son departamentales o comerciales.

A raíz de la crisis global que se vive, la mayoría de los tarjetahabientes por necesidad, más que por capricho, las haya llevado a los límites, pagando intereses de intereses.

Aquí hay un problema de inicio: el que la gente utilice un plástico como medio de consumo para financiar a largo plazo es un error de entrada.
Un ejemplo: yo pago el súper con mi tarjeta de crédito y no pago el límite total en la fecha de vencimiento. Es como si no tuviera tarjeta de crédito y le pido prestado a alguien para que me financie la compra de las tortillas, frijol, maíz y pollo. Si no te alcanza con lo que ganas, tienes un problema muy serio.

Para tu consumo debe alcanzarte con lo que ingresas; si tu consumo lo tienes que financiar, posponer el cumplimiento de pago de ese consumo, estás viviendo por encima de tus posibilidades.

De por sí estás fregado para que no te alcance, y además a eso le sumas una tasa de interés, haces un hoyo grandísimo.

Como se manejó en una campaña, no es dinero extra, sino prestado…
La Condusef ha hecho un esfuerzo para decirles a las personas que no es dinero adicional, es una deuda. Hay que insistir en esto, a efecto de que las personas no se hagan bolas.

La tarjeta de crédito es un mecanismo extraordinario para muchas cosas, pero no para financiarse a largo plazo. Es un mecanismo extraordinario para tener dinero gratis, para que domicilies tus pagos de servicios y hagas un pago al mes, no para que pagues una parte.

De tu fecha límite de pago a la fecha de corte, usualmente hay 40 días. Si la uso al principio de esos días, tengo 30 y tantos días en promedio gratis, que me costarán unos centavitos por su uso. Pero a la larga esos centavitos harán la gran diferencia en mi fondo de retiro. Ahí ves la parte positiva.

Por otro lado, si pagas el súper con la tarjeta y no pagas la totalidad, te cuesta más del 40 por ciento de tasa de interés, en contraste con el incremento salarial del cuatro o cinco por ciento, estás gastando un 35 por ciento de más. Hay que saber usar el crédito, hay que presupuestar.

En muchas actividades, uno aprende quemándose. Ya una vez que me di cuenta que las cifras no cuadran… es como lo que a uno le enseñan en la escuela. Te dan 10 pesos de domingo, los dulces cuestan tanto, ¿para cuántos tienes? Desde niño lo sabes.

Lo que pasa es que la novia está guapísima y dices “¿cómo diablos no me voy de vacaciones?” Lo que pasa es que la hormona y las matemáticas no se llevan muy bien.

¿Cómo cobrar conciencia en esa gente, que no se deje llevar por la hormona, sino por el cerebro?

Aprenden una vez que ya se quemaron. La primera vez te va a pasar, si la novia es mona. Hazle como quieras y te la llevas a la playa, ni modo. Ya la segunda vez empiezas a entenderle. Tú sabes que la llama quema porque metiste la mano.

Así vamos aprendiendo a cómo hacer un presupuesto. No se pueden incluir dentro de mis ingresos fijos el Melate, porque no lo es, mas que una aspiración, un deseo; pero tu ingreso fijo de este mes es tu sueldo. No es el aguinaldo, de aquí al aguinaldo falta un friego; ni son las utilidades, porque si sigues igual de flojo no llegas al aguinaldo.

Tu ingreso fijo es tu quincena, y si no te alcanza, pues córtale. Vives más tranquilo y relajado cuando lo haces dentro de tus posibilidades.
Te sirve estar en el buró porque ahí está tu currícula, para cuando quieran checar tu historial crediticio, y es un elemento que te favorecerá para obtener un crédito en menor tiempo y en mejores condiciones.

Tienes derecho a consultarlo, tienes derecho a presentar reclamaciones; utiliza tus derechos con respecto a tu historial, aprovéchalo y capitalízalo.

¿Qué debe hacer el interesado en consultar su condición crediticia?

Acceder a www.burodecredito.com.mx, o el Centro de Atención Telefónica, que es el 01 800 640 7920.

Es importante que la gente cheque su historial; es como ir a buscar trabajo y no haber checado cómo están tus calificaciones. Es como buscar trabajo de ingeniero civil, y resulta que volaste proyectos, por no checar tus calificaciones. Las reclamaciones son bienvenidas.
Volver arriba Ir abajo
 

Existe la creencia de que, si uno comienza a no pagar los adeudos con los plásticos, pasa a formar parte del Buró de Crédito. Lo cierto es que toda persona con adeudo grande o chico integra su lista.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
asesoría al deudor :: NOTICIAS IMPORTANTES :: Mensajes importantes-